Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

El pasado 1ero de febrero, GBM Panamá en apoyo al Proyecto Biocomunidad del Despacho de la Primera Dama, entregó 30 laptops para beneficiar a la comunidad Cerro Iglesias ubicada en el territorio indígena de Ngäbe Buglé.

Esta donación permitirá beneficiar a cerca de 900 estudiantes de la comunidad mediante el uso de la tecnología y con ello impulsar su proceso de educación y mejorar su calidad de vida.

El proyecto Biocomunidad, impulsado por el gobierno panameño, es un programa social dirigido a apoyar el alcance de los objetivos de Desarrollo Sostenible y el Índice de Progreso Social en Panamá.


Compartir este artículo
Sostenibilidad

01 Noviembre, 2018 | GBM acciona proyecto solidario a beneficio de familias afectadas por Volcán de Fuego en Guatemala. Tras la erupción del Volcán de Fuego el pasado 04 de junio, Guatemala enfrenta una crisis país que deja más de 1,714.387 personas afectadas, 12,823 personas evacuadas, 8,534 personas en albergues y 113 personas fallecidas; aunado a daños en infraestructura y red de energía; según datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) al mes de julio. Ante esta situación y como iniciativa de solidaridad regional en cada localidad en que opera GBM, la compañía activó un proyecto bajo el programa de sostenibilidad “Manos Solidarias”, para contribuir de forma activa con las familias afectadas por la erupción del Volcán de Fuego. Donación: El mismo 04 de junio, GBM inició una campaña de donación de vacaciones donde cada colaborador podría realizar su aporte donando uno o más días de vacaciones. Cada día donado se tradujo al valor del día de trabajo del colaborador y éste fue contabilizado directamente a favor de la campaña. Esta iniciativa concluyó el 20 de julio con un cierre monetario cercano a los $30 mil dólares y GBM duplicó parte de esta donación para respaldar el apoyo recibido por los colaboradores de la compañía. Recolección: Sumado a este esfuerzo regional, el rsc-Team de Guatemala, equipo voluntario en el país y encargado de desarrollar planes de sostenibilidad; inició localmente una jornada de recolección de alimentos no perecederos, ropa en buen estado, medicinas, entre otros insumos solicitados para atender la emergencia. La jornada de recolección que sumó cerca de 15 días de trabajo continuo, involucró diferentes voluntarios, quienes además del empaque de los productos, realizaron entregas a diferentes instituciones encargadas de distribuir los insumos recolectados. Censo: Como apoyo a la organización Techo para mi País, voluntarios GBM participaron en una jornada de censo a familias afectadas. Gracias al trabajo realizado se contribuyó con la definición de perfiles de las familias lo que permitirá dar una correcta atención según las necesidades de cada una de ellas.                 Proyecto 2019: ¡Construimos nuevas historias! Gracias a la recaudación cercana a los $30 mil dólares que logró gestionarse con apoyo de nuestros colaboradores, GBM tiene como expectativa desarrollar durante finales del 2018 e inicios del 2019 un proyecto integral para atender la necesidad de vivienda que vive Guatemala tras la emergencia. Éste y otros detalles del proyecto serán comunicados a partir de las vinculaciones que realice la compañía para desarrollar la iniciativa.

Reglas de oro para el email

01 Noviembre, 2018 | Los colaboradores de las empresas invierten en promedio la cuarta parte de su semana de trabajo revisando y contestando emails, y a pesar de que estamos siempre atentos a la tecla de responder, es necesario revisar las reglas para eso. Debido al volumen de mensajes que leemos y escribimos, podríamos estar más propensos a cometer errores, y esos errores pueden tener serias consecuencias. Incluya el asunto claro y conciso. Ejemplos de un buen asunto son “la fecha de la reunión cambió”, “pregunta sobre su presentación”, “sugerencias  a  su  propuesta”.  Los  destinatarios abrirán el email basados en la línea de asunto. Escoja uno que le indique al lector que usted le está enviando preguntas o asuntos del negocio. Que sus emails sean cortos. No intimide a los destinatarios con mucho texto. Su mensaje debe ser fácil de leer. Si el email se va a extender, es mejor que incluya un adjunto. La puntuación es importante, en los emails también. Las comas, puntos, guiones y punto y coma – todos existen por una razón: hacen que sea más fácil entender el significado de una oración. No haga la vida más difícil y menos interesante para los destinatarios de sus emails. Preste alguna atención – no demasiada – a la puntuación. Utilice los acrónimos con cuidado. ¿FYI? No todos saben cada acrónimo, y estas abreviaturas no ahorran tanto tiempo, así que: - Utilice muy pocos acrónimos, y solamente aquellos que usted sabe que el destinatario conoce. - No utilice acrónimos relacionados con religión, género, raza, etc. Piénselo dos veces antes de oprimir “Responder a todos”. Nadie quiere leer correos para 20 personas, que no tienen ninguna relación con su trabajo. Ignorarlos puede ser difícil, cuando recibimos notificaciones de nuevos mensajes en los teléfonos o si distraen con alerta en las pantallas de la computadora. No envíe un “responder a todos” a no ser que todas las personas en la lista deban recibir ese email. Incluya la firma en el email. Debe darle al lector alguna información sobre si mismo. Generalmente, se estila que indique su nombre completo, posición, nombre de la empresa y su información de contacto, incluyendo un número de teléfono. También puede agregar un poco de publicidad de si mismo, pero sin abusar con frases célebres o con dibujos. Utilice el mismo tipo y tamaño de letra y color que utilizó para el email. Utilice un saludo profesional. No utilice expresiones coloquiales tales como, “chicos”, “a todos” o “amigos”. Si va a escribir casual no debe afectar el saludo de su email. “Amigos”, es una manera informal de saludo y generalmente no se debe utilizar en el trabajo.  Y “a todos” tampoco está bien.   Utilice un “hola”. También se aconseja no utilizar el diminutivo del nombre de la persona. Refiérase a “Hola Fernando”, a no ser que esté seguro de que la persona prefiere que lo llamen “Fer” Utilice los signos de exclamación apropiadamente. Si escoge usar un signo de exclamación, utilice solo uno para denotar emoción. Nos podemos dejar llevar y colocar un número de signos de exclamación al final de las oraciones. El resultado puede ser muy emocional o inmaduro. Los signos de exclamación deben ser utilizados racionalmente en la escritura. Tenga cuidado con el humor. El humor puede fácilmente perderse en la transferencia sin el tono correcto o la expresión facial. En un intercambio profesional, es mejor dejar el humor fuera de los emails a no ser que usted y el receptor se conozcan bien. También, algo que usted piensa que es divertido podría no resultar divertido para alguien más. Algo que se perciba como divertido cuando se habla puede ser interpretado muy diferente cuando se lee. Cuando tenga dudas, mejor no lo incluya. Sepa que las personas de otras culturas hablan y escriben diferente. Los errores de comunicación pueden ocurrir fácilmente debido a diferencias culturales, especialmente cuando escribimos, pues no podemos ver el lenguaje corporal de la otra persona. Acomode su mensaje de acuerdo con la cultura del receptor o de acuerdo con el conocimiento que tenga de esa persona. Una buena regla para tener en cuenta es que en las culturas de alto contexto (Japonesa, Arabe o China) quieren conocerlo antes de hacer negocios con usted. Por lo tanto, puede ser común que los asociados de negocios de esos países sean más personales cuando escriben. Por otro lado, personas de culturas de bajo contexto (Alemana, Americana o Escandinava) prefieran ir al punto de inmediato. Responda los emails, aunque hayan sido enviados a usted por error. Es difícil responder a cada email que recibe, pero debe tratar de hacerlo. Esto incluye un correo que fue accidentalmente enviado a usted, especialmente si el que envía espera una respuesta. No se requiere que prepare una respuesta, pero es bueno como etiqueta de email, especialmente si la persona trabaja en la misma empresa o tipo de industria que usted. Ejemplo de respuesta:  “sé que está muy ocupado, pero creo que este correo no es para mi, y quería que supiera para que lo pueda enviar a la persona correcta.” Revise cada mensaje antes de enviar. Sus errores no pasarán inadvertidos por los receptores del email, y dependiendo del receptor, será juzgado por cometerlos. No se confíe del autocorrector. Lea y relea su correo un par de veces, preferiblemente en voz alta, antes de enviarlo. Un supervisor quiso escribir “lamento el inconveniente”, y en vez de eso, por confiar el en autocorrector escribió “lamento el inconsciente” Agregue las direcciones de correo al terminar. No querrá enviar un email accidentalmente cuando aún no lo ha terminado de escribir y revisar, aún cuando esté respondiendo el mensaje, por precaución borre los destinatarios e insértelos cuando esté seguro de que el mensaje está listo para ser enviado. Revise dos veces que escogió el destinatario correcto. Debemos tener mucho cuidado cuando escribimos el nombre en la línea de “para”. Es fácil seleccionar el nombre incorrecto, que puede ser engorroso para usted y para la persona que recibe el correo por error. Utilice un tipo de letra clásico. “Purple Comic Sans” tiene un tiempo y lugar (¿tal vez?) pero para correspondencia, utilice tipos de letra, colores y tamaños de corte clásico. Regla de oro: sus emails deben ser fáciles de leer para los demás. Generalmente, es mejor usar tipo 10 o 12 puntos y el Arial, Calibri, o Times New Roman que son fáciles de leer. En relación con el color, el negro es la elección más segura. Cuide el tono. Al igual que las bromas se pueden confundir en la traducción, el tono se puede malentender sin el contexto; que se puede tener cuando se habla y se tienen expresiones faciales. De tal manera, es fácil que se pueda ser mas abrupto de lo que se intentó ser.   Si usted quiso decir “directo”, ellos pueden entender “enojado y brusco” Para evitar malentendidos, lea el mensaje en voz alta antes de enviarlo “si suena rudo para usted, también tendrá el mismo efecto en el lector”. Para mejores resultados, evite usar palabras negativas (“falla”, “incorrecto” ó “negligencia”), y siempre indique “por favor” y “gracias”. No existe un email confidencial, piense dos veces antes de enviar la información. Siempre recuerde lo que un exdirector de la CIA olvidó, cada correo electrónico deja una huella. Una guía básica es asumir que otros verán lo que escribió, así que no escriba nada que no quisiera que otros vieran. Una interpretación más literal: “no  escriba  nada  que  podría  ser  ruinoso  o  que pudiera dañar a otros”.  Es mejor ir a la segura.  

30 años investigando

25 Junio, 2018 | En abril de 1988, en el Club de Investigación Tecnológica  empezamos a realizar investigación aplicada. Investigamos y estudiamos la últimas tecnologías, esforzándonos por separar el bombo publicitario de los proveedores, de las verdaderos innovaciones, analizando siempre los posibles impactos de estas tecnologías en nuestro empresas e instituciones. Hemos publicado 47 informes de investigación, realizado más de 325 conferencias/desayuno y docenas de seminarios, mesas redondas, y otras actividades tendientes a diseminar el conocimiento y el entendimiento de la tecnología, sobre todo la de información y comunicación. En Costa Rica, en el sector productivo, es muy difícil, sino imposible realizar investigación básica, nunca la hemos pretendido, ni intentado. Tampoco hemos realizado investigación basada en encuestas, ya que las opiniones no ayudan mucho al entendimiento de las nuevas tecnologías, y entre más nuevas, menos gente las entiende y más envueltas en ruido publicitario suelen venir. Los temas a estudiar los deciden los afiliados al Club, nunca hemos creído saber mejor que ellos qué es lo que ellos quieren saber. Por ejemplo, el primer informe fue sobre redes de computadores, en ese tiempo estábamos todos intrigados sobre las maneras, y las tecnologías involucradas, en hacer que varios computadores se comunicaran entre si. Hace 30 años la información viajaba, básicamente, en papel. Era difícil de conseguir, las últimas tecnologías tomaban tiempo en llegar aquí, y la mayoría sufrían de importantes impuestos de importación. El recurso humano era escaso y muy joven, y el dominio del inglés mucho menor al de ahora. Hoy la información es digital y abundante, el recurso humanos sigue siendo escaso y joven, y las nuevas tecnologías están casi siempre disponibles globalmente al mismo tiempo. Hoy sufrimos de exceso de información. Es imposible, para cualquier ser humano, poder leer todo lo que le interesa, la lista de asuntos por leer se nos hace más larga cada día. Todos los días se publican más artículos, revistas, libros, y periódicos de los que se pueden leer, aunque no tuviéramos nada más que hacer. Solos, nunca podremos mantenernos al día. En una comunidad de intereses compartidos, las posibilidades son mucho mayores. Mientras las tecnologías de información y comunicaciones se siguen desarrollando a ritmo exponencial (la capacidad de procesamiento por dólar se duplica cada dos años). Por ejemplo, la única computadora que tenía el Ministerio de Hacienda, cuando empecé a trabajar, era 15,000 millones de veces menos poderosa por dólar que mi teléfono de hoy. Si a eso le agregamos que la capacidad de almacenamiento, a partir de los años 80 se ha desarrollado todavía más rápido que la capacidad de procesamiento, y que el ancho de banda, a partir los años 90, se ha desarrollado más rápido que la capacidad de almacenamiento, resulta en un ambiente empresarial e institucional, en el que la tecnología juega un papel cada día más transformador. Pero a pesar del abaratamiento de la tecnología, la factura tecnológica de la organizaciones sigue creciendo, cada vez hay más cosas que se pueden digitalizar, más procesos que se pueden agilizar, y más usuarios cuya experiencia se puede mejorar. Pero, como todos sabemos, la aplicación de las tecnologías no siempre es fácil o acertada, y cuando son tecnologías novedosas, los riesgos crecen más que proporcionalmente al costo. Con frecuencia he dicho que el término “revolución tecnológica” es engañoso, porque las revoluciones terminan y suelen ser seguidas de un período de calma, y ese definitivamente no es el caso con la tecnología. El cambio tecnológico va continuar, y cada vez más rápido, no hay nada que sugiera que algún día el ritmo de desarrollo perderá el impulso exponencial. Todo esto redunda en una seria complicación del puesto del encargado de tecnología de las organizaciones. El Oficial en Jefe de Información (CIO en inglés) es un puesto que todas las organizaciones tienen que tener, es el responsable de entender el desarrollo de las nuevas tecnologías, inferir cómo mejor utilizarlas para beneficio de la organización, y asegurarse que la ejecución sea exitosa. Para hacer esto debe conocer muy bien la organización y en especial qué hace funcionar el “negocio”, así como quienes son y qué desean sus clientes y usuarios. Desde hace años han habido discusiones interminables acerca de si el CIO debe ser más gerente, o más técnico, cuando lo cierto es que debe ser muy competente en ambos campos. El pasado mes de mayo celebramos el aniversario del Club. Realizamos una reunión exclusiva para CIOs, en la que lanzamos una nueva iniciativa llamada CIO Circle, una comunidad de CIOs dedicada a agregar valor a los miembros a través del conocimiento y entendimiento, tanto de la tecnología como de las disciplinas de administración y gerencia. Para esta nueva iniciativa nos hemos aliado con Incae Business School, la consultora EY, y GBM. Con la esperanza de llevar esta iniciativa a todo Centroamérica para finales de este año. Estamos invitando otros aliados cuyos intereses estén alineados con nuestra meta de, promover el conocimiento y entendimiento, de la intersección de la tecnología y la gestión, es así como el Presidente del Object Managment Group (OMG) será uno de los expositores en esta primera reunión. Imposible saber dónde nos llevarán los próximos 30 años, lo que sí sabemos es que los cambios que verán, los que estén todavía por aquí, serán muchas veces mayores que los que hemos visto en los últimos 100 años. Entre más rápido cambie la tecnología, más importante es la investigación aplicada a su mejor aprovechamiento. Por suerte las nuevas generaciones son todavía más curiosos, y sedientos de conocimiento y entendimiento que nosotros. Una comunidad de intereses compartidos, dedicada a averiguar y compartir conocimiento, solo buenos resultados puede producir. Digo yo.



Escribe un comentario