Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

El término “transformación digital” se ha vuelto parte de la terminología empresarial durante los últimos años. Es raro encontrar un artículo sobre desarrollo empresarial o de dinámica de negocios post pandemia que no mencione la importancia de la adopción de tecnologías digitales asociadas a ajustar los procesos de negocio para encajar en el mundo de hoy y sobrevivir en la industria.

Sin embargo,

La transformación digital es un proceso que inició hace más de 50 años y que podemos asociar con la salida al mercado de la primera gran computadora de escala empresarial: la IBM S/360 (Sistema 360). A partir de ahí, la dinámica de los procesos de negocio en las distintas industrias ha venido cambiando, y las adaptaciones han sido cada vez más orientadas a optimizar la experiencia de los usuarios, reducir los costos de operación y mejorar la competitividad de las empresas

A pesar de que la “transformación digital” ha venido sucediendo durante mucho tiempo, la llegada de la pandemia ha marcado un antes y un después en cuanto a la velocidad a la que las empresas han tenido que transformarse para competir y si se quiere, sobrevivir. Inmediatamente después de la 3era Revolución Industrial, en la que la informática y la electrónica permitieron la automatización de procesos industriales, la 4ta Revolución Industrial (Industria 4.0) ha permitido una evolución acelerada de la informática hacia procesos digitales. Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Machine Learning, servicios de Nube, etc., son términos cada vez más comunes y con curvas de adopción cada vez mas aceleradas dentro de muchas industrias. Hay mucha información en redes, en cursos y muchos recursos que hablan sobre los pilares

de la Transformación Digital. A continuación 3 elementos que se consideran críticos y que deben ser considerados por cualquier empresa, en cualquier industria y de cualquier tamaño, durante cualquier proceso de transformación digital:

1 Cultura Organizacional

En 2014, Ford Motor Company inició un proceso para acelerar la incorporación de nuevas tecnologías a sus vehículos. Para esto crearon una unidad de negocio llamada Ford Smart Mobility, que se basaba en el aprovechamiento de datos masivos para crear un automóvil superior en cuanto a conectividad y autonomía, mejorando la experiencia de los clientes. La unidad de negocio tuvo grandes retos para conectar e integrarse con el resto de la compañía. Ford inyectó millones de dólares a esta iniciativa que nunca tuvo el éxito esperado debido a que la cultura de transformación estaba presente en esta nueva área de negocio, pero no en el resto de la compañía. Esta desconexión de culturas le generó un dolor de cabeza a más de un ejecutivo de Ford. La mentalidad de las organizaciones que inicien este camino debe estar abierta a la idea de que los cambios en los procesos de negocio son inevitables y prioritarios, por encima de la adopción de cualquier solución tecnológica. La cultura de optimización de procesos de negocio debe nacer en la cabeza de la organización y permear a todos los niveles para ser adoptada por completo.

2 Optimización de Procesos

Según Forbes, el 80% de las empresas globalmente aceleraron su proceso de transformación digital debido al COVID-19. Esta evolución masiva y acelerada en adopción de tecnologías ha hecho que gran porcentaje de las empresas que inician un proceso de digitalización terminan fallando en el intento

Uno de los errores más comunes es forzar la adopción de nuevas tecnologías como proyectos aislados de IT, sin tener un buen mapeo de cómo esas nuevas tecnologías impactan el modelo de negocio existente y los procesos asociados. Cualquier proceso de transformación digital debe iniciar con un análisis de los procesos internos de una empresa. Cuando este análisis es apoyado por expertos o consultores en este tema, es más fácil identificar puntos ciegos y fallas no detectadas que pueden ser corregidas mediante cambios sencillos. Posteriormente, se puede determinar: ¿cuáles procesos se pueden automatizar?, ¿Cuáles se pueden eliminar?, ¿Cuáles se pueden tercerizar?, etc. El proceso de optimización está “embedido” en cualquier iniciativa de transformación digital y debe entenderse como un proceso de largo plazo.

3 Gobierno de Datos

Para el 2021, se estima que 4.6 billones de personas en el mundo tienen acceso a internet, es decir, casi un 60% de la población mundial. La generación de datos en el planeta se acerca a 1.7MB por persona por segundo. Esta voracidad en la generación y consumo de datos representa un reto importante a la hora de definir temas como modelos de almacenamiento de los datos, estructura de las bases de datos, seguridad de la información, analítica de datos histórica y/o predictiva, etc., que resulte en la producción de información relevante para la toma de decisiones. El Gobierno de Datos se puede definir como “la gestión de la disponibilidad, integridad, usabilidad y seguridad de los datos utilizados en una organización”.

A. Gestión de Disponibilidad: Es necesario iniciar por la creación de un marco que defina las reglas y políticas de acceso a los datos en la organización. Una vez que estas reglas estén claras, el traducir los datos en información disponible para cada nivel dentro de la empresa es un elemento clave para lograr una mejor experiencia de los usuarios, de los clientes y promueve una cultura de cambio y optimización de procesos.

B. Integridad: Se refiere a la exactitud y coherencia de los datos que resulten en información veraz. De igual forma, la integridad de los datos debe garantizarse mediante infraestructura física confiable, que garantice la alta disponibilidad de los datos aun en caso de eventos como desastres naturales, fallas de infraestructura, etc.

C. Usabilidad: Garantizada la disponibilidad e integridad de los datos, es posible aplicar herramientas de analítica ya sea histórica o predictiva, que permita tomar decisiones que resulten en una mejor experiencia para los clientes, tener una mejor comprensión de los comportamientos de la industria, tendencias y necesidades.

D. Seguridad de Datos: Solo en Costa Rica, hubo más de 200 millones de intentos de ciberataques registrados en el 2020. Proteger la privacidad de los datos mediante políticas de accesos no autorizados es posible mediante la implementación de herramientas de ciber-seguridad y detección de amenazas.

Transformarse digitalmente le permite a las empresas ofrecer productos y servicios a los clientes de manera ágil, administrar y gobernar sus datos de manera segura y eficiente, y ofrecer a los clientes una experiencia cada vez mejor

¿Por dónde debo empezar?, si no ha iniciado, no es tarde. Busque apoyo en profesionales, no sólo en materia de herramientas tecnológicas sino en gestión del cambio que le guíen en este proceso


Compartir este artículo


Escribe un comentario