fbpixel

Por: Rubén Castillo

|

14 Noviembre, 2017

El camino hacia la adopción de una operación en la Nube es único para cada organización. Cada negocio posee sus propias circunstancias, particularidades, prioridades y obligaciones, todas éstas darán forma al camino que se deberá elegir y determinarán también la mejor manera de planificar y adoptar nuevas tecnologías y entornos de trabajo.

Sin embargo, hay algunas etapas comunes, o áreas a considerar y que se recomiendan incluir en casi todos los proyectos de adopción de la Nube. Como resultado, existe un marco de trabajo basado en las mejores prácticas de la industria de tecnologías de información que ofrecen una guía de adopción de la Nube para ayudar a identificar etapas y proporcionar asesoramiento para aquellos que se embarcan en este tipo de proyectos.

El camino hacia la Nube

La ruta a elegir debe ayudar a todos los miembros de la organización responsables del cambio a validar su comprensión de cómo sus objetivos organizacionales pueden ser satisfechos a través de tecnologías de Nube y crear una estrategia y plan de adopción que ayude a alcanzar esos objetivos.

Normalmente las empresas adecuadas para adoptar un modelo de Nube son aquellas cuya operación y clientes necesitan un alto nivel de disponibilidad y que desean lograrlo con una inversión moderada o baja en recursos tecnológicos. Usar la Nube ayuda a ahorrar costos y acelera el Time-to-market de aplicaciones nuevas y mejoras de las existentes tanto para colaboradores internos como para clientes incluso con menos riesgos. De esta forma, cualquier empresa que opte por llevar sus servicios a la Nube podrá obtener ventajas competitivas comprobables.

La Nube es un modelo de negocio flexible. Sus características generales conllevan a una amplia gama de retos empresariales. Otro aspecto a tomar en cuenta es que los servicios en la Nube específicos ofrecidos por un proveedor pueden variar ampliamente en su capacidad y variedad respecto a otro proveedor, siempre tomando en cuenta que el objetivo es poder satisfacer las necesidades del negocio.

En general, las organizaciones pueden recurrir a la Nube para cualquiera o todos los siguientes beneficios:

  • Aplazamiento de los gastos de capital: cuando los presupuestos son ajustados, la mayoría de las empresas prefieren gastar del presupuesto operativo en lugar de comprometerse con la inversión de capital en hardware o software con un largo retorno de la inversión.
  • Tiempo de comercialización más rápido: las aplicaciones en la Nube se pueden implementar en minutos, horas o días, en lugar de semanas o meses, lo que permite a la empresa responder más rápidamente a los cambios del mercado.
  • Reducción de riesgos tecnológicos: las plataformas en la Nube gozan de mecanismos de seguridad muy robustos y comprobados.
  • Escalabilidad de las aplicaciones: las soluciones en la Nube debido a su diseño se ajustan dinámicamente a las fluctuaciones transaccionales de uso sin presentar degradación del rendimiento, por lo que el negocio no tendrá que rediseñarse para asimilar picos operativos.
  • Mejoras en la calidad y consistencia: las aplicaciones que se construyen, prueban y despliegan en plataformas de Nube robustas suelen presentar menos fallas o errores de calidad de software, ya que los desarrolladores trabajan con plantillas probadas y pueden replicar fácilmente en los diferentes ambientes reduciendo considerablemente los riesgos tecnológicos.
  • Resiliencia: muchas empresas eligen soluciones en la Nube para apoyar sus planes de continuidad de negocios y recuperación de desastres, asegurando el cumplimiento con las regulaciones y las mejores prácticas para la disponibilidad de datos.
  • Mejora considerablemente la experiencia de usuarios internos y externos.
  • Reducción de impacto al medio ambiente al requerir un uso más eficiente de recursos

 

5 pasos para construir una ruta hacia la Nube

1. Comunicar

La adopción de la Nube trae beneficios a todo el negocio, no sólo al departamento de TI, y es importante posicionarlo de esa manera.

Comunique sus planes con anticipación y a menudo entre la alta gerencia y demás colegas de negocios, enfatizando cuáles son los beneficios. Hable con el equipo de liderazgo sobre cómo una estrategia de TI corporativa basada en la Nube puede fomentar la innovación y aumentar la capacidad de respuesta del mercado, a la vez que se reduce la inversión de capital. El mensaje hacia la línea gerencial debe mostrar cómo la Nube permitirá acelerar el proceso de generación de solicitudes de nuevas aplicaciones y servicios hacia TI, reducirá el tiempo de comercialización y mejorará la colaboración entre las distintas unidades. Saber transmitir el mensaje sobre la Nube puede beneficiar al proyecto desde dos puntos de vista, el primero, permitirá impulsar la obtención del presupuesto requerido para su realización, y segundo, asegurar la cooperación y alineación de todos los actores que se necesitan para ejecutar el proyecto.

2. Identificar las cargas de trabajo (Workload)

La idea no debería ser trasladar completamente todos los servicios y aplicaciones hacia la Nube, o al menos no debería ser así de inmediato. En esta etapa, se debe realizar un análisis sobre cuáles serían esas primeras cargas de trabajo que se deben migrar, y cuándo es el momento ideal. El primer paso consiste en realizar un inventario de todos los servicios y aplicaciones, labor que puede ser tan extensa como sea necesario, y en caso de que TI ya cuente con esta información sobre las plataformas que gestiona, el trabajo será más rápido.

El inventario actual pudiera ampliarse para incluir cargas de trabajo que actualmente no están automatizadas o están parcialmente automatizadas. Por ejemplo, si existen usuarios que realizan labores de análisis basados en hojas de cálculo manuales, ésta sería una tarea a incluir en el inventario. Poder identificar este tipo de cargas de trabajo permitirá que TI pueda tomar mejores decisiones a la hora de elegir opciones de Nube, dado que conocerá el ámbito completo operativo de la organización.

Al realizar su inventario, preste especial atención a las aplicaciones heredadas que se han vuelto incómodas o que están funcionando mal. Éstas pueden ser candidatas para un rediseño completo que puede incluir desarrollos para su correcto funcionamiento en la Nube. Del mismo modo, algunas aplicaciones que se están ejecutando actualmente en el firewall, pueden ser rediseñadas para que algunos elementos o funciones continúen ejecutándose en las premisas, mientras que otros pueden ser ajustados para ejecutarse en la Nube.

3. Evalúe sus cargas de trabajo

Son muchos los criterios que se deben considerar para evaluar la compatibilidad de los servicios de la organización con la Nube, entre ellos podemos incluir seguridad, disponibilidad, accesibilidad, resiliencia y cómo la aplicación interactúa con otras cargas de trabajo. Cabe destacar que en este sentido, la misma IBM recomienda que un buen punto de partida sea evaluar cuán crítica y estratégica es la carga de trabajo para su negocio. Algunas preguntas que puede hacerse para identificarlo serían: ¿es de misión crítica? es decir, ¿puede el negocio sobrevivir si la carga de trabajo se vuelve inaccesible por un período de tiempo? ¿La carga de trabajo es estratégica? Es decir, ¿genera valor significativo para el negocio? La mayoría de las empresas optan por iniciar su entrada en la Nube con cargas de trabajo no estratégicas o que no sean de misión crítica. A medida que avanzan en su hoja de ruta, pueden aplicar sus aprendizajes para mover las cargas de trabajo hacia los siguientes niveles.

4. Equiparar las cargas de trabajo con el servicio en la Nube e iniciar la migración

Adoptar un modelo flexible de Nube ofrece una diversidad de opciones de solución, con ventajas en costo, funcionamiento, y funcionalidad. Las opciones de Nube pública virtualizada por ejemplo, suelen ser las que brindan menores costos. Las Nubes privadas alojadas ofrecen un grado más alto de seguridad y control de rendimiento. Para aplicaciones de alto rendimiento o baja latencia, una Nube de bare metal probablemente proporcionará el mejor precio-rendimiento. Una Nube híbrida por otro lado, puede ser la opción correcta para cargas de trabajo que son generados desde múltiples orígenes, incluida la Nube privada local. Para el caso en el que se necesite desarrollar aplicaciones, una plataforma PaaS puede ser la mejor opción. Ante la gran cantidad de opciones que existen en el mercado, la sugerencia es optar por aquellos proveedores que ofrezcan una mayor flexibilidad y cuyos niveles de acuerdo de servicio (SLA) logren satisfacer sus expectativas y necesidades.

El resultado de la etapa anterior debe ser suficiente como insumo para determinar qué cargas de trabajo deben ser las primeras en migrar.

Ante la ansiedad de poder incursionar en la Nube lo más pronto posible, la organización no debe olvidar que la sugerencia inicial es la de comenzar a explorar el Cloud Computing con un mínimo de riesgo de interrupción del negocio, por lo que es ideal iniciar con servicios del nivel 1.

Para organizaciones con recursos limitados o poca experiencia para dedicarse al Roadmap de Cloud Adoption asumiendo por si solas el reto, la opción más adecuada es la de elegir un proveedor de Cloud reconocido y robusto con el cual asociarse desde el inicio del proceso. De esta manera, el proveedor de Cloud puede ayudarlo a comprender sus opciones, evaluar sus cargas de trabajo y administrar la migración. Para ayudarlo a desarrollar su estrategia en la Nube, el proveedor debe tener un amplio conocimiento de los patrones de adopción de la Nube y experiencia comprobada en las mejores prácticas para la evaluación de este tipo de servicios. Además, el proveedor debe proporcionar una amplia gama de ofertas que se adapte a sus necesidades.

5. Administrar la Nube

Ya una vez operando en la Nube es importante mantener gobernabilidad y gestión sobre ésta. Debido a esto, es importante que el proveedor elegido ofrezca un conjunto robusto de herramientas de administración que le permitan optimizar su Nube. Debe asegurarse de haber comprendido cómo funciona su Nube. Revise regularmente los informes de uso, ya sea para ser enviados a los departamentos correspondientes o simplemente para garantizar la eficiencia. Lo ideal sería contar con un proveedor de Nube con herramientas de gestión que se extiendan también a su entorno de TI tradicional, ya sea directamente o mediante estándares que permitan a las herramientas de la Nube insertarse en su consola actual. De esta forma, podrá administrar todo el entorno de forma coherente, simplificando así las funciones administrativas y maximizando el valor del negocio.

¿Cuáles son las preguntas y retos comunes en el camino hacia la Nube?

¿Mi core business en la Nube?

¿Es solo para grandes empresas?

Nube versus Infraestructura propia

¿Integraciones muy complejas?

¿Tener datos fuera de mis propios data centers sigue siendo seguro?

¿Perderé el control sobre mis activos digitales?


Edición #70

Business transformation Edicion #70

Contenido

 

  • ¡A hacer TI con GBM!
  • Alianzas estratégicas consolidan el accionar socialmente responsable de GBM
  • Data: Cuidados y consideraciones en un mercado competitivo
  • Varela Hermanos S.A. Panamá
  • ¿Cómo evoluciona la transformación digital?
  • HONDUTEL
  • Blockchain, casos de uso e impacto en la forma de hacer negocios
  • ¡Todo es diseño!
  • Habilitamos sus procesos de negocios a través de las comunicaciones
  • Su negocio también puede migrar a la Nube
  • Transformación Digital, el verdadero impacto en nuestra región
  • La hora del Big Data: cómo sumar a mi empresa a la revolución de los datos
  • ¿Quiere expandir la experiencia digital de sus clientes?
  • Transformación digital: Del papel a la realización
  • Gestión de Activos Empresariales, cómo pasar de la estrategia a la acción
  • Banistmo apuesta por las plataformas fintech
  • GEEK