Por: Alberto Segovia

|

01 Octubre, 2016

Entender la evolución de la tecnología es simple; cuando pensamos que el ser humano por genética es un ser evolutivo, y que todo lo que hace, siempre es con el principio de que se hará mejor a lo anterior y será superado en el tiempo. La diferencia con el resto de la cultura, es que la tecnología siempre va acelerada ya que trata de brindar mayor comodidad y alargar la vida de las personas. Bajo estos dos grandes conceptos se incluyen los elementos más básicos de la vida y el control del manejo de datos, cada vez de forma más inmediata y precisa, esto con el fin claro, de que manejar mayor volumen de información en tiempos más cortos, acelera la comprensión y el entendimiento entre las personas y por supuesto evidencia las debilidades.

Ha pasado mucho tiempo desde que vimos el primer computador en 1946 y el tamaño que éste poseía. Se necesitarían algunas grúas para poder mover toneladas de tubos de vacío que ensamblaban este “monstruo” que ocupaba un gran sótano completo, y solo podía realizar algunas sumas por segundo. Desde esto hasta la invención del chip y luego microchip solo pasaron doce años, donde el proceso evolutivo de la tecnología nuevamente jugó su papel.

El concepto de economía digital fue utilizado por primera vez en el año 1995, por Don Tapscott donde en su libro evidencia de forma premonitoria en que se convertiría Internet y cómo iba a afectar la economía y la forma de hacer negocios en la vida de los seres humanos.

Hoy en día, más de la mitad de la población mundial se encuentra en línea, un tercio está en una red social, el 53% utiliza dispositivos móviles, que abarcan todas las edades, razas, geografías y actitudes de todo el planeta. La culminación de esta explosión en la conectividad de los consumidores, es la economía digital. Un ecosistema joven, dinámico de 3 trillones de dólares, basado en una infraestructura tecnológica. Un medio totalmente nuevo para la publicidad y con un suministro ilimitado de contenido.

Se ha desatado una ruptura del modelo de negocios antiguo y tradicional, mientras crece sin control el nacimiento de negocios nuevos, que han puesto de cabeza la forma y la metodología de creación de marcas. Lo anterior ha creado un nuevo enigma hacia nuestros adultos jóvenes, los tan nombrados

“Millenials”. Esto consume gran parte del tiempo de salas de reuniones de todas las industrias en todo el mundo, donde cada vez los CEO´s con sus gerentes y directores de venta están preocupados en cómo atender y cerrar negocios más rentables dentro de este nuevo entorno económico.

Siempre digo, que hoy los clientes y las personas, son más inteligentes dado que poseen mayor información a la hora de comprar algo, dado que pueden comparar decenas de marcas de un producto deseado antes de tomar una decisión; ya sea en su casa, en la oficina, o en la playa de vacaciones. No existe un horario para consultar, siempre alguien aclara, no importa el momento, y hay cientos de referencias y experiencias descritas sobre lo que se desea comprar.

Esto ha permitido que hoy existan negocios inimaginables, que años atrás no se hubieran pensado, tanto para un proveedor de un servicio como para un cliente. Últimamente conversando con dos choferes de UBER, me di cuenta, de qué tan sencillo es hacer negocios de esta forma. La primera, una ama de casa que aprovecha tres horas libres de su día para hacer unos merecidos dólares adicionales, y la otra persona, un técnico electricista que utiliza al menos cuatro horas de su día en un segundo trabajo, cómodo, seguro y fácil.
Nunca han visto a quien les deposita su dinero y juegan desde su teléfono con su tiempo y disponibilidad.

Como complemento a todo lo anterior, parte esencial de esta nueva economía es el Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), donde los dispositivos de las organizaciones, empresas, hogares, hospitales, entre otros, comienzan a hablar entre sí para generar diagnósticos tempranos, solicitar repuestos y otras tareas sin que exista la intervención humana. Actualmente mi impresora solicita directamente la tinta cuando se le está acabando, y la misma llega a la casa por correo; nadie está pendiente de este chequeo. Así como este pequeño ejemplo, pronto veremos a los vehículos diagnosticándose y solicitando la cita en los talleres.

Esta nueva economía digital tendrá en el año 2020 un crecimiento esperado de 15 trillones de dólares. Estos pronósticos han disparado las alarmas de los mayores competidores de tecnología en el mundo y de las distintas empresas, lo que los ha hecho reaccionar, de forma rápida e innovadora, para ser parte de este juego de velocidad, consistencia, con ideas nuevas y rápidas de adoptar, para mantenerse como jugadores dentro de esta competencia. Nuevamente el hombre con su evolución pone de manifiesto lo que llevó a Kilby, Eckert y Mauchly, (el primero por el chip integrado y los segundos por construir la primera computadora), en ser creadores de una nueva era que cambió la historia de la humanidad para siempre.


Edición #67

Business transformation Edicion #67

Contenido

 

  • Tecnologías al 100% administradas remotamente
  • Business Transformation
  • GBM Executive Summit
  • Liderando GBM hacia el camino del éxito
  • La inversión empresarial por un futuro sostenible
  • Cinco recomendaciones para transformar su organización de TI
  • Entendiendo la economía digital en minutos
  • Capacidades analíticas en Business Intelligence
  • Máquinas inteligentes
  • Centros de datos de próxima generación
  • Conquistando el mercado hiper convergente
  • Los ciberataques le pueden costar su marca
  • Seguridad Informática:
  • Un tema de responsabilidad gerencial
  • Pokémon Go ¿Nueva herramienta estratégica de las empresas?
  • La Era Cognitiva es una realidad
  • Evolución y tendencia de la virtualización