Por: Alfonso Bolaños

|

01 Jun, 2016

La brecha digital se define como la separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países) que utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas o que teniendo acceso no saben cómo utilizarlas. 

Por ende, la Brecha Digital va más allá que  el equipamiento (tenencia o acceso a un computador). La primera adición que podemos considerar es el acceso a Internet. Datos de 2006 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones muestran que mientras el 58.6% de los habitantes de los países desarrollados tienen acceso a Internet, en los países en vías de desarrollo apenas el 10.2% de los habitantes tiene acceso a esta tecnología.

Por último, aún quienes estén equipados y tengan acceso a Internet podrían no tener el conocimiento de cómo utilizarlas. En algunas oportunidades dicho desconocimiento se acompaña de falta de motivación o interés en utilizar o acceder la tecnología, por miedo o por desconocer su utilidad y beneficios.

Romper esa barrera de motivación y conocimiento de cómo utilizar la tecnología es precisamente en lo que GBM dirige su estrategia de voluntariado corporativo. Lo llamamos Voluntariado en Transferencia de Conocimiento para cerrar la Brecha Digital.

Brecha Digital y desarrollo humano

Antes de explicar el programa de Voluntariado Corporativo de GBM quisiera plantear brevemente por qué es importante el tema de Brecha Digital en materia de desarrollo humano.

Vivimos en una era tecnológica que se ha tornado cada vez más cambiante y demandante en el manejo de la tecnología. Es claro que estarían en desventaja competitiva por cuanto estarían excluidos de acceso a información útil y relevante para su desarrollo. Esto tiene implicaciones en educación, acceso a mejores puestos de trabajo, la aplicación de la tecnología a la producción de bienes y servicios, el acceso a servicios públicos y privados; en fin, todo un mundo de información que puede facilitar más oportunidades de desarrollo humano en general.

 

Según la Organización Mundial del Comercio, las nuevas oportunidades tecnológicas serán el motor de una “tercera revolución industrial”. Gracias a las TIC, según sostiene la OMC, se podrán anular las brechas de pobreza y de falta de recursos existentes, confrontándose en el campo de la economía, de las transformaciones políticas y sociales, de la identidad, en la cultura y en el poder, modelando nuevas relaciones a escala global.

Según un estudio de ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) realizado en el 2003 a partir de datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y del Banco Mundial, se concluye que hay una fuerte relación entre el ingreso per cápita y las variables TIC. El estudio plantea recomendaciones para que los países miembros establezcan un foro que promueva el entendimiento de la llamada “Sociedad de la Información”, la homologación de mediciones y esfuerzos en este sentido en virtud de buscar el desarrollo de las naciones.

Este  mismo estudio afirma que está demostrando que la transición hacia la llamada “Sociedad de la Información” impacta en un amplio marco de actividades humanas: económicas, comerciales, financieras, gubernamentales, educativas y sociales, y que la principal consecuencia de esta “era digital” se encuentra en el cambio de las ventajas comparativas y competitivas, con el potencial transformador de buena parte de los factores tradicionales de producción en actividades basadas en el uso intensivo del conocimiento.

Es por esta razón que GBM tiene un genuino interés en apoyar el cierre de la Brecha Digital. Primero, está alineado con nuestro giro de negocios; y por ende, con nuestros productos, servicios y conocimiento podemos impactar más positivamente a la sociedad. Segundo, la región geográfica en que se ubica nuestro accionar comercial tiene Brecha Digital suficiente para que las acciones lleguen donde efectivamente puedan hacer un cambio y generar oportunidades y prosperidad. Tercero, porque la brecha está asociada al desarrollo humano y no existen negocios prósperos sostenibles en sociedades que no cuiden el desarrollo de sus habitantes, y aún cuando puedan ser responsabilidades gubernamentales creemos que los esfuerzos públicos deben ser complementados desde lo privado.

 

Poblaciones vulnerables

Cuando se habla de Brecha está intrínseco el concepto de comparabilidad y por ello es común verlo referido a aspectos geográficos, niveles socioeconómicos y otras dimensiones sociales; muchas veces aplicado a la comparación entre naciones y regularmente entre las desarrolladas y las no desarrolladas, bajo mediciones de riqueza o capacidad de producción. No obstante, también podemos hablar de Brecha Doméstica que es la que se presenta a lo interno de una nación.

De acuerdo con datos del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, en ese país, el porcentaje de hogares con acceso a Internet con ingresos superiores a US$ 75.000 anuales es de 77,7%, porcentaje que desciende al 12,7% para aquellos con ingresos anuales menores a los US$

15.000. El anterior dato refleja la clara separación que pueden tener segmentos de población, incluso en una nación considerada como desarrollada. Este ejemplo parte de una diferenciación socioeconómica, no obstante, no es la única variable bajo la que podríamos encontrar brechas.

Tal como lo afirma la CEPAL, en la mayoría de los casos, la Brecha Digital es resultante de otras brechas preexistentes en la sociedad, las que al actuar sobre la introducción de las nuevas tecnologías, la consolidan. De hecho, la tecnología digital en sí no es responsable de la Brecha Digital. Pero a partir de ello podemos determinar que hay mayor grado de vulnerabilidad o afectación del desarrollo humano en aquellas poblaciones que tienen de por si una brecha social.

En ese sentido es que GBM enfoca sus esfuerzos de Voluntariado sobre Brecha Digital en públicos o comunidades vulnerables. En este momento tenemos iniciativas que apoyan niños y jóvenes en situaciones de pobreza o riesgo social, poblaciones con condiciones de discapacidad, y próximamente adultos mayores. Igualmente podría GBM ampliar sus públicos a otros grupos en brecha social como pudieran ser poblaciones indígenas, mujeres en situación de vulnerabilidad, entre otros.

Voluntariado Coorporativo

Según artículo del Semanario El Financiero de Costa Rica, son seis las consideraciones básicas sobre el voluntariado corporativo:

 
  1. Corporativo; que se ejecute durante su tiempo laboral, a lo que agrego que, si las circunstancias obligan a lo contrario y se hace inversión y coordinación empresarial evidente, seguiría siendo voluntariado corporativo.
  2. Causa común; que exista una directriz o criterio para seleccionar las acciones o proyectos en que se participa. Cuando esta está además asociada a la estrategia de RSC del negocio, más cercanas y pertinentes serán para los colaboradores. Además, deben definirse los sectores particulares o grupos que se trabajarán a efecto de hacerlos relevantes a partir de necesidades reales.
  3. La contraparte; según dicta el artículo es decisión del negocio si se participa solo o en acompañamiento de una empresa vinculada con la causa corporativa o el tipo de voluntariado que se ejecutaría. Yo sería más amplio en ese sentido y agregaría que cualquier Vinculación (con grupos afines, socios comerciales, gobierno, ONGs) puede agregar mucho valor en el tanto serán más amplios los impactos y según sea el tipo de vinculación podría incluso colaborar con la generación de estándares, mejores prácticas, comparabilidad de la gestión e incluso provocar contagio en la industria sobre nuestra estrategia de RSC.
  4. Medición; aquí el artículo sugiere ver más allá del conteo de horas y explorar datos como número de beneficiarios o los árboles sembrados, o aún más ambicioso como pudiera ser cuántas personas mejoran su calidad de vida, cuántas han comenzado o terminado sus estudios o se integran en la sociedad, etc. También internamente debemos considerar, el orgullo y satisfacción de pertenencia de los colaboradores o el impacto en el clima organizacional de la empresa.
  5. Permanencia; una actividad de voluntariado puntual y específica, sin contextualización en un programa concreto, es una linda actividad que posiblemente tendrá poca trascendencia. Por eso, se nos invita a definir un programa a mediano o largo plazo, huyendo de las acciones puntuales.
  6. Comunicación; el artículo también menciona que los voluntarios se sentirán realmente orgullosos de los resultados de su esfuerzo y los de su empresa. Extender la comunicación hacia todos los colaboradores elevará el orgullo y sentido de pertenencia de la organización. Si además la acción se puede considerarse noticia vale la pena compartirlo con medios y público en general lo cual elevará el posicionamiento de la compañía como una socialmente responsable.

    Para cerrar este apartado quiero reproducir una línea particular de otro artículo4, y esta dicta: “Todo lo que no se mide no existe y todo lo que no se cuenta se interpreta”. Me parece poderosísima y combina los puntos 4 y 6 recién citados del artículo de El Financiero. Muchos de los que trabajamos en RSC tenemos en ocasiones sentimientos de que hacemos una “tarea silenciosa” que incluso a veces podría ser percibida de poca relevancia. Esto refuerza que es precisamente cuando se generan informes anuales de RSC (con mediciones tangibles) y se comunican como corresponde, que todo el trabajo cobra sentido, para uno, para la organización, para nuestros clientes y para otros públicos de interés. 

GBM y su estrategia de voluntariado corporativo

Uniendo los puntos anteriores, a saber, (1) lo que es Brecha Digital, (2) su relación con el desarrollo humano, (3) los grupos sociales más vulnerables,(4) lo que consideramos relevante en transferencia de conocimiento para cubrir Brecha Digital y finalmente (5) lo que se nos plantea como guía para crear una estrategia de voluntariado corporativo, me atrevo a verbalizar lo que sería nuestra estrategia 2016 sobre voluntariado corporativo en GBM


El voluntariado corporativo de GBM se enfoca en su causa corporativa de Brecha Digital. Dicho voluntariado se caracterizará por perseguir la transferencia de Conocimiento para cerrar la Brecha Digital en los países en los que opera GBM y en consideración de las poblaciones que puedan tener mayor vulnerabilidad. Se preferirán aquellas instituciones en las que GBM ya haya hecho un aporte en equipamiento y en las que pueda darse continuidad y seguimiento al resultado generado. Se considerarán como horas de voluntario aquellas dadas en tiempo de oficina, salvo que por condición del beneficiario sea más conveniente aplicarlas en días u horarios fuera del laboral. Se considerarán como horas voluntario tanto las dedicadas al diseño de cursos y materiales como aquellas dedicadas a dictar cursos o charla sobre contenidos creados para cierre de Brecha Digital. Las horas de coordinación y reporte no serán contabilizadas y serían ejecutadas por miembros del comité de RSC. La forma de documentar las horas voluntario sería mediante acta con lista de los colaboradores participantes, número de horas por participante y horas totales; y    que    evidencien   la  organización beneficiada y el número de participantes. Las labores de limpieza, reparación y puesta a punto de equipos a donar en programas de RSC serán cargadas internamente en costo a la cuenta de inversión en RSC y por ende no podrían considerarse como voluntariado, pues tenderían a duplicarse.

Esta sería nuestra visión 2016, pero ya GBM ha ejecutado algunas acciones de voluntario corporativo alineadas, en gran medida, a lo expuesto acá. Para el 2015 se invirtieron 960 horas de parte de nuestros colaboradores a la transferencia de conocimientos sobre la tecnología (Computación básica, Word, Excel, Internet, Redes Sociales, etc.) En este sentido fueron 8 las instituciones beneficiadas y con impacto aproximado a 260 personas. Destacan en esta línea cursos para personas con discapacidad cognitiva (PROIN/UCR, Costa Rica) y talleres de fin de semana para personas sordas (Escuela Nacional de Sordos, República Dominicana). También se impartió una charla de 2 horas para adolescentes (durante el campamento de un colegio) sobre el uso seguro de Internet y redes sociales, lo cual nos evidenció el gran potencial de aporte social que una acción como esta tiene.

En GBM nuestro compromiso sobre la Brecha Digital se mantiene y si desea conocer más sobre nuestras iniciativas, le invitamos a visitar www. gbm.net/rsc o bien puede escribirme a abolanos@ gbm.net.

 


Edición #66

Business transformation Edicion #66

Contenido

  • Voluntariado  Corporativo
  • Computación Cognitiva para Dummies
  • La Organización Cognitiva
  • Security Systems
  • Desafíos de seguridad en la era de la movilidad
  • Innovación una experiencia “Gaudinesca”
  • Ser o no Ser Digital, ese es el Dilema
  • Transformación digital desde la perspectiva de la comunicación
  • Migración hacia plataformas digitales
  • Smart Management & Operations (Smart M&O)
  • Customer Success